La decisión de España sobre el Sáhara Occidental es un resultado natural de las recientes tensiones regionales: Zine Ghebouli

Mapa de Sáhara Occidental-Marruecos-Argelia (Imagen - www.bbc.com)

El 19 de marzo, España reconoció el reclamo de Marruecos sobre el Sáhara Occidental. Esta región fue colonizada por España hasta 1976. Desde entonces busca la independencia mientras Marruecos reclama el Sáhara Occidental como parte de su propio territorio. Por otro lado, Argelia apoya al Frente Polisario, un grupo que lucha por la independencia del Sáhara Occidental. Para saber más sobre este tema desde la perspectiva de Argelia, el editor consultor de The Kootneeti, Niranjan Marjani, habló con el Sr. Zine Ghebouli, un investigador de Argelia.

Niranjan Marjani: ¿Podría hablarnos brevemente sobre los antecedentes del Sáhara Occidental y la base de la participación de Argelia en esta cuestión?

Zine Ghebouli: El Sáhara Occidental es un territorio en disputa en el noroeste de África que estuvo bajo el dominio colonial español hasta 1975. En medio de la ola de descolonización, tanto Marruecos como Mauritania reclamaron la soberanía sobre el territorio, pero Marruecos controla la mayor parte del territorio desde el alto el fuego administrado por la ONU en 1991. En por otro lado, el Frente Polisario –un grupo rebelde en el Sáhara Occidental que pide la autodeterminación- busca activamente, desde su creación en 1973, establecer una “República Árabe Saharaui Democrática” con el apoyo logístico y diplomático de Argelia. En ese contexto, Argel ve el conflicto en curso como un “asunto de descolonización” que requiere su apoyo dada su historia anticolonial. En consecuencia, miles de refugiados tienen su base en el sur de Argelia, donde también está presente el Frente Polisario. Sin embargo, Marruecos considera que el apoyo diplomático de Argel es un respaldo a los “grupos separatistas”.

NM: ¿Cómo ve Argelia el reconocimiento por parte de España de la reivindicación de Marruecos sobre el Sáhara Occidental?

ZG: Teniendo en cuenta el papel histórico de España en el Sáhara Occidental, Madrid siempre se ha considerado un mediador “neutral” entre Rabat y el Frente Polisario. En consecuencia, el reconocimiento español del Plan de Autonomía de Marruecos en el Sáhara Occidental, presentado por primera vez en 2006 con el respaldo diplomático de Washington y París, supone un importante cambio de política. Por supuesto, el reconocimiento español no constituye, por sí solo, una solución definitiva al problema. Sin embargo, a los ojos de Argel, este reconocimiento puede incentivar a la actual administración estadounidense a confirmar la decisión del expresidente Trump de otorgar a Marruecos la plena soberanía sobre el Sáhara Occidental, un paso que el presidente Biden todavía duda en dar. Además, y dado que Argel no fue consultado antes de este cambio de política, la narrativa oficial se centra en la “traición española” que ilustra el escepticismo argelino en este momento con respecto a Madrid.

Mapa de Sáhara Occidental-Marruecos-Argelia (Imagen – www.bbc.com)

NM: Días antes de que España tomara esta decisión, el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, habló con el presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune. Argelia y España han tenido su cuota de diferencias. Argelia ha sido un importante proveedor de gas a España. ¿Cuáles podrían haber sido los factores que llevaron a España a dar este paso que podría resultar en una mayor interrupción del suministro de gas desde Argelia? Particularmente cuando España depende en gran medida de las importaciones de energía de los gasoductos del norte de África en lugar de otras partes de Europa. También durante su visita a Argelia en 2021 Sánchez habló de seguir impulsando los lazos institucionales, económicos y humanos entre España y Argelia. ¿Cuál sería el estado de las relaciones Argelia-España ahora?

ZG: En primer lugar, es importante señalar las maniobras diplomáticas tanto de Rabat como de Argel en los últimos meses sobre el Sáhara Occidental. En ese sentido, esta decisión española podría considerarse como un resultado natural de las recientes tensiones regionales. Sin embargo, también es crucial resaltar la ambigüedad del cambio de política española y sus posibles repercusiones en la estabilidad regional.

Está claro que el Madrid está metido en una ecuación difícil. Por un lado, Argelia sigue siendo el primer importador de gas de España. Por otro lado, Rabat también es un socio regional fundamental, especialmente en materia de inmigración e intereses geoestratégicos. En ese sentido, la alineación del Madrid con cualquier partido podría ser trascendental. No obstante, parece que las autoridades españolas han optado hasta ahora por un respaldo implícito a Rabat esperando que eso pueda incentivar a Argel a impulsar la cooperación bilateral. Esta visión no ha logrado sus objetivos desde que Argel retiró a su Embajador en Madrid y ahora avanza hacia un “recalculo” de los precios del gas con sus clientes españoles. Más allá de eso, Argel mira cada vez más a Italia como un nuevo socio energético en la región del Mediterráneo, lo que podría ser la gota que colmó el vaso para las relaciones entre Argelia y España.

NM: ¿Cuáles fueron las razones por las que Argelia cortó lazos diplomáticos con Marruecos en 2021?

ZG: Cuando Argel decidió cortar sus relaciones diplomáticas con Rabat, el Ministro de Relaciones Exteriores de Argelia, Ramtane Lamamra, citó “profundos desacuerdos” como la razón principal. De hecho, Lamamra detalló que la razón detrás de esta decisión está vinculada principalmente a las “actividades hostiles contra Argelia” de Rabat desde la Guerra de la Arena de 1963, incluidas las recientes acusaciones de que Marruecos también apoya actos terroristas en Argelia. Sin embargo, hay dos motivos que empujaron a Argel a mantener un acercamiento diplomático tan firme con su vecino occidental.

Primero, la normalización de las relaciones de Marruecos con Israel como parte de los nuevos “Acuerdos de Abraham” envió un mensaje amenazante a Argel. A pesar de las garantías de Rabat, los funcionarios argelinos se perciben a sí mismos y al país como el objetivo final de tal acuerdo. En ese sentido, el problema fundamental de Argel es con Tel Aviv y no con Rabat. Además, la llegada al poder de Abdelmadjid Tebboune trajo de vuelta una política exterior soberanista que data de la década de 1960 y que busca la supremacía regional. En ese caso, tanto Argel como Rabat han estado liderando esfuerzos para dominar e influir en la región. El choque de agendas y enfoques estaba destinado a conducir a tensiones diplomáticas.

Fuente de la imagen: The Arab Weekly

NM: Se dice que el interés geopolítico de Argelia en el Sáhara Occidental está impulsado por el hecho de que permitiría a Argelia un acceso directo al Océano Atlántico. ¿Se acomodaría un Sáhara Occidental independiente a los intereses geopolíticos de Argelia?

ZG: Oficialmente, las autoridades argelinas se han limitado a la “narrativa de descolonización” al abordar la cuestión del Sáhara Occidental. La historia de la lucha argelina contra el colonialismo francés ayuda a promover esta perspectiva, especialmente entre los segmentos más populistas de la sociedad. No obstante, obviamente existen otros intereses geopolíticos, incluido el acceso lucrativo al Océano Atlántico, además de las reservas de fosfato y las aguas de pesca. Esta es también una buena indicación de las razones detrás del apego de Rabat a este tema.

Por otro lado, y a pesar del generoso apoyo argelino al Frente Polisario, no está garantizado que un estado independiente en el Sáhara Occidental pueda ser un activo valioso para Argel si su creación en este momento puede conducir a una mayor desestabilización en la región. El norte de África ya está luchando con la reactivación económica posterior a Covid, la seguridad alimentaria, el cambio climático y el extremismo violento. Que otro estado que dependa totalmente del apoyo de Argel podría convertirse más en un pasivo que en un activo por el momento. Aunque, tal decisión sigue siendo de la población local de acuerdo con las normas de las Naciones Unidas sobre la materia.

NM: ¿Cuál es la posición de Argelia sobre las resoluciones de la ONU sobre el Sáhara Occidental y qué explica el apoyo de Argelia al Frente POLISARIO?

ZG: Desde el establecimiento de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sáhara Occidental en 1991 y múltiples extensiones de mandato (la más reciente en 2021), Argel ha respaldado y apoyado el proceso liderado por la ONU para resolver la cuestión de este territorio en disputa. Sin embargo, la propia MINURSO, al ser políticamente disfuncional y técnicamente limitada, hasta ahora no ha logrado desempeñar un papel decisivo para poner fin al conflicto. Hasta ahora, las autoridades argelinas se han alineado con la misión en curso de Staffan de Mistura, el enviado especial de la ONU para el Sáhara Occidental. Se espera que De Mistura presente su plan de trabajo el 20 de abril ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Aún así, esto no excluye una potencial escalada militar en este territorio en disputa. Para Argel, el Sáhara Occidental es una causa fundamental que tiene ramificaciones internas y geopolíticas cruciales. En ese sentido, el apoyo de Argelia al Polisario es tanto una estrategia interna de relaciones públicas que capitaliza el sentimiento popular anticolonial como una opción de política exterior para una mayor influencia regional.

Fuente de la imagen: Naciones Unidas

NM: Estados Unidos había reconocido el reclamo de Marruecos sobre el Sáhara Occidental cuando Marruecos estableció relaciones diplomáticas con Israel. Ahora España ha seguido los pasos de Estados Unidos. Por otro lado, las relaciones de Argelia con China se han fortalecido en la última década y las relaciones entre Argelia y China se elevaron a Asociación Estratégica Integral. Simultáneamente al reconocimiento por parte de España de las reivindicaciones de Marruecos sobre el Sáhara Occidental, el ministro de Asuntos Exteriores de Argelia, Ramtane Lamamra, visitó China donde él y su homólogo chino, Wang Yi, pidieron una solución justa y duradera para el Sáhara Occidental en el marco de Naciones Unidas. ¿Estos desarrollos apuntan a que el norte de África se convierta en un campo de competencia entre EE. UU. y China?

ZG: La rivalidad entre Estados Unidos, China y Rusia en Medio Oriente y África del Norte no es reciente. De hecho, Argel y Moscú han sido durante mucho tiempo socios estratégicos y China representa un importante activo económico para el desarrollo de Argelia. Por lo tanto, la “Competencia de las Grandes Potencias” en el norte de África ciertamente se está intensificando, pero no se debe simplemente a los recientes desarrollos regionales. Por supuesto, los cambios geopolíticos, desde los Acuerdos de Abraham hasta los conflictos en erupción cercanos, afectarán la posición y el papel regional de Argel. El presidente Tebboune había anunciado que Argelia se está “preparando para el nuevo orden global”, lo que alude a que su administración ve las disputas globales en curso como una oportunidad para que el país regrese a la escena internacional. Pero es probable que Argelia se mantenga neutral en general por ahora mientras intenta lograr tres objetivos geopolíticos principales. Primero, Argel buscará un apoyo ruso-chino activo para su posición sobre el Sáhara Occidental para contrarrestar el acercamiento de Rabat con el campo occidental. En segundo lugar, las autoridades argelinas profundizarán su cooperación estratégica y militar con Rusia simplemente por “necesidades pragmáticas” debido a las tensiones regionales. Finalmente, la administración Tebboune podría considerar que una alianza económica con China podría brindar oportunidades de desarrollo y soberanía financiera. Hasta ahora, tal colaboración puede no ser una fuente de preocupación para las capitales occidentales, pero puede volverse el caso si la guerra en Ucrania persiste y produce un efecto dominó.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.