Entrevista de Christiane Waked sobre la conversión de Hagia Sophia en una mezquita

Imagen: Hagia Sofia/Medium

Recientemente, Turquía convirtió el museo de Hagia Sophia en una mezquita. Con esta acción, Turquía ha agregado otro capítulo a la historia de Hagia Sophia, que fue en diferentes momentos una iglesia, una mezquita, un museo y ahora nuevamente una mezquita. Es probable que este paso de Turquía tenga repercusiones a nivel regional y mundial. Hagia Sophia es uno de los principales instrumentos para que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, consolide su posición en el país y al mismo tiempo aumente la influencia de Turquía en el vecindario y más allá. La analista política y columnista Christiane Waked, que ha cubierto ampliamente la región de Medio Oriente y África del Norte, habló con Niranjan Marjani, el editor consultor de The Kootneeti Español, sobre varios temas sobre Hagia Sophia.

¿Cuál es la historia y los antecedentes de todo el tema de Hagia Sophia?

Iglesia de la Santa Sabiduría, Hagia Sophia fue construida por Justiniano I, el emperador bizantino en el sitio de una basílica en ruinas del mismo nombre. Terminada en 537, fue una de las estructuras de cúpula más grandes del mundo y sirvió como la iglesia cristiana ortodoxa más importante durante 900 años. Después de la captura de Constantinopla por los otomanos y después de casi un milenio, la basílica cristiana bizantina fue convertida en 1453 por Mehmet II en una mezquita. En 1934, Hagia Sophia ya no era un lugar de culto, ni cristiano ni musulmán. Mustafa Kemal Atatürk, fundador de la Turquía moderna y acérrimo secularista, lo ha convertido en un “museo ofrecido a la humanidad”. Hace dos años, el presidente turco, Erdogan, anunció que estaba en contra de la conversión de la iglesia en mezquita. Sin embargo, cuando el partido opositor IYI lo sugirió, el gobernante Partido Justicia y Desarrollo (AKP) se negó y redactó una ley similar para atraer los votos conservadores y evitar que IYI los obtuviera. Recientemente, Erdogan ordenó la conversión de Hagia Sophia en una mezquita después de que un tribunal revocó un decreto presidencial de 1934 que lo convirtió en un museo. Poco después, Erdogan emitió un decreto presidencial transfiriendo la administración del sitio del Ministerio de Cultura a la Presidencia de Asuntos Religiosos, allanando el camino para su conversión.

¿Hay alguna razón por la cual Hagia Sophia se convirtió en una mezquita en este momento? ¿Hay alguna presión interna sobre el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, en este momento?

La conversión de Hagia Sophia es ante todo una operación de comunicación táctica que tiene como objetivo ocultar las debilidades del presidente turco, cuya imagen está comenzando a desmoronarse en la escena política interna. Incluso antes de la crisis de Covid-19, la economía turca estaba en serios problemas. Más de 2.5 millones de ciudadanos turcos han perdido sus empleos en un año, mientras que al mismo tiempo la lira turca perdió alrededor del 15 por ciento de su valor frente al dólar durante la primera mitad del año. Mientras tanto, el Banco Central de Turquía ha estado utilizando todas sus reservas netas para mantener estable la lira turca. La situación económica y la mala gestión de la crisis de Covid 19 han afectado a la calle turca. Habiendo perdido Estambul en las elecciones locales el año pasado, el partido político del presidente, el Partido Justicia y Desarrollo, continuó deslizándose en las encuestas. Las encuestas recientes muestran que el apoyo al gobernante Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) cayó al 30 por ciento después del coronavirus, lo que sugiere que Erdogan ha perdido muchos votantes. La conversión de Hagia Sophia es un movimiento de seducción para ganar votos de la base religiosa nacionalista y conservadora. Durante más de 25 años desde que se convirtió en alcalde de Estambul, Erdogan ha estado trabajando para dejar su sello histórico y qué mejor manera de hacerlo que convertir a Hagia Sophia en una mezquita nuevamente.

Imagen: Reuters

¿Qué impacto tendrá esto en el vecindario de Turquía y la región de Oriente Medio y África del Norte?

La conversión de Hagia Sophia en una mezquita ya ha molestado a la comunidad cristiana en general y a la Iglesia ortodoxa griega en particular. Hagia Sophia para muchos es más que un problema religioso. Representa el patrimonio y la civilización. Lo que hizo el presidente Erdogan fue borrar el rastro de la memoria cristiana bizantina de Estambul. El arzobispo Ieronymos de Atenas y de toda Grecia expresó sus preocupaciones enfatizando que: “El insulto y la arrogancia no alcanzan solo el cristianismo ortodoxo, o incluso el cristianismo en su conjunto, sino toda la humanidad civilizada, cualquier ser humano pensante, independientemente de la religión”.

Hagia Sophia tiene un impacto más positivo no solo en la región sino en todo el mundo si sigue siendo un museo que sirve a la humanidad como un puente interreligioso entre la cultura, una mano que une a Oriente y Occidente en lugar de crear una brecha y agitar emociones a través de la provocación.

Dirigiendo la primera oración del viernes realizada en Hagia Sophia 86 años después, Ali Erbaş, el jefe de la máxima autoridad religiosa de Turquía, leyó el khutbah (sermón) con una espada en la mano en el púlpito. Este es un mensaje para el mundo de que el Islam político se extendió a través de la espada en todo el mundo y lo implementarán nuevamente a través de la espada. Ahora más que nunca, el mensaje de laicismo y convivencia debe difundirse en un mundo que ahora está dividido y debilitado por Covid-19 y una economía colapsada. Los primeros que se verán afectados al convertir a Santa Sofía en una mezquita son los ciudadanos turcos, ya que esto está minando la posición de Turquía sobre la libertad de religión y fragilizará aún más los derechos de las minorías en Turquía.

¿Hagia Sophia es una excusa para competir con el mundo árabe ya que Erdogan está hablando de liberar la mezquita Al-Aqsa de Israel? ¿Erdogan considera a Hagia Sophia como un camino hacia la supremacía en el mundo musulmán?

No puedo pretender saber cuáles son las intenciones exactas del Sr. Erdogan, pero Turquía ya está en una guerra fría con Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Bahrein por el apoyo de Ankara a Qatar después de que cuatro países árabes, así como los Emiratos Árabes Unidos impusieron en 2017 sanciones sobre Doha sobre su política exterior independiente. Los Emiratos Árabes Unidos y el Partido de Justicia y Desarrollo (AK) del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, son ideológicamente opuestos, especialmente porque estos últimos respaldan a la Hermandad Musulmana, mientras que los Emiratos Árabes Unidos se presentan como un baluarte contra las formas políticas del Islam. Claro, la conversión de Hagia Sophia está destinada a entregar un mensaje a la calle árabe y mostrar a Erdogan como el salvador del Islam, pero este tipo de pensamiento estrecho e intolerancia es retrógrado y no sirve al Islam. Daña más su imagen y creo que la mayoría de los musulmanes se dan cuenta de eso. Hoy, más que nunca, el pluralismo debería ser la narrativa de un mundo saludable. En cuanto a la charla de Erdogan sobre la liberación de Al-Aqsa, es una retórica cercana a las amenazas de Irán contra Israel que comenzaron en 1970 hasta hoy. Tanto Turquía como Irán apoyan a Hamas y Ankara a través de Hamas ha aumentado su influencia a través de grupos religiosos en el este de Jerusalén. Pero la verdadera amenaza no proviene de Palestina, sino de la creciente influencia de Turquía en toda la región. La interferencia de Turquía en Siria e Irak, que es completamente ilegal y también en Libia, muestra que Turquía está tratando de hacerse cargo de una franja del Mediterráneo para evitar un acuerdo de oleoducto israelí-griego firmado a principios de este año. Turquía está tratando de sabotear los intereses de Israel y ciertamente se está convirtiendo en una amenaza no solo para Israel sino para muchos países de esta región.

¿Tendrá algún impacto la acción de Turquía sobre Hagia Sophia en su participación en Siria y Libia? Si es así, ¿cómo?

Podría ayudar a motivar a sus mercenarios y representantes tanto en Libia como en Siria para nutrir su causa en términos de ideología, aunque muchos de los jóvenes sirios enviados por Turquía a Libia están allí por razones económicas, ya que les prometieron un pasaporte turco y un salario mensual de $1500. Pero seguro, Turquía ha estado utilizando la propaganda de la Hermandad Musulmana para influir en las mentes sirias jóvenes.

¿Cómo afectarían las recientes acciones de Turquía a su posición como miembro de la OTAN?

La decisión de Erdogan de revertir a Hagia Sophia a pesar de los llamamientos del aliado de la OTAN, Estados Unidos y Rusia, para que no lo hagan, es de alguna manera una especie de desafío. Las prolongadas tensiones entre Grecia y Turquía y el comportamiento provocativo de Turquía, que está violando las fronteras aéreas y marítimas en Chipre, así como la reciente grieta con Francia tras el incidente entre una fragata francesa y buques turcos están amenazando la cohesión de la OTAN y su relación con la UE. El incidente hizo que Francia se retirara de la operación de la OTAN, en parte destinada a imponer un embargo de la ONU sobre el suministro de armas en Libia.

¿Cuáles son las posibles consecuencias de estos desarrollos para Turquía?

Una mala imagen internacional, Turquía hizo el año pasado una limpieza étnica contra los kurdos, los árabes y las minorías cristianas en el noreste de Siria. También está enviando jóvenes sirios como mercenarios en Libia para crear más caos allí y complicar el proceso de paz. Convirtió a Hagia Sophia, un monumento simbólico para la convivencia y la paz en una mezquita, etc. Todos los mencionados están dando al mundo razones para tener miedo de la Turquía de Erdogan, que lidera con la mano de puño interna y externamente con discursos ultranacionalistas destacados por un Islam de mentalidad política. Turquía quiere convertirse en el centro del mundo musulmán. Esto puede conducir a enfrentamientos con otros estados poderosos como Rusia, China e incluso la UE. La reciente agresión azerbaiyana apoyada por Turquía en Armenia fue una señal de que Turquía estaba flexionando sus músculos incluso en el Cáucaso meridional en la esfera de influencia tradicional rusa. Pero esto podría contrarrestar rápidamente, en una encuesta reciente realizada por MetroPoll en junio pasado, el 43 por ciento de los turcos cree que la conversión mediática de Hagia Sophia es un intento del gobierno de crear una agenda artificial para distraerse de la profundización de los problemas económicos y los turcos no son ya no compra los discursos de Erdogan.

 

 

Christaine Waked es el analista político y columnista y ha cubierto extensivamente la región de Medio Oriente y África Norte

 

 

 

Versión en inglés de la entrevista

Niranjan Marjani

Niranjan Marjani es el Editor Consultor de The Kootneeti Español. Máster en Ciencias Políticas (IGNOU, Nueva Delhi, India) y Diploma en Periodismo (Universidad de Pune, India). Especializado en Relaciones Internacionales, Geopolítica, Seguridad Marítima. Habla Inglés, Español, Hindi, Marathi y Gujarati. Puede contactarle: niranjanmarjani@gmail.com Sigueme en Twitter - @NiranjanMarjani

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *