Relaciones India-España: Encontrar un terreno común

José Manuel Albares, Ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España, visitó India el 15 de junio. Esta fue su primera visita oficial a India. La visita de Albares cobra importancia ya que es una de las primeras visitas de alto nivel a la India desde España en mucho tiempo.

Durante su visita, Albares mantuvo conversaciones con su homólogo indio, el Dr. S. Jaishankar. Ambos cancilleres repasaron las relaciones bilaterales. Al mismo tiempo, ambos también se comprometieron a agregar nueva profundidad y contenido a la relación.

España sigue siendo uno de esos países con los que las relaciones de la India todavía están en proceso de desarrollo. Si bien India tiene compromisos estrechos con la Unión Europea (UE), Francia, Alemania y el Reino Unido, las relaciones con España aún no han alcanzado ese nivel. Es importante considerar las razones de la naturaleza relativamente subdesarrollada de las relaciones India-España y también cómo India y España podrían encontrar un terreno común para fortalecer sus lazos.

Diferentes vectores de política exterior

Una de las principales razones por las que las relaciones entre India y España no han despegado ha sido la diferencia en los vectores de política exterior de los dos países.

Después de la independencia en 1947, la política exterior de la India ha girado en torno a la vecindad en el sur de Asia, así como a la promoción del Movimiento de Países No Alineados. Como país recién independizado, India priorizó el apoyo al anticolonialismo. India apoyó la independencia de varios países que eran colonias en Asia y África. También el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, que coincidió con el período posterior a la independencia de la India, se caracterizó por la formación de dos bloques: uno dirigido por los Estados Unidos y otro dirigido por la Unión Soviética. India, aunque eligió proteger sus intereses y mantener relaciones cordiales con todos los países, eligió no ser parte de ninguno de los dos bloques y así inició el Movimiento de Países No Alineados. La política exterior de la India experimentó un cambio con el final de la Guerra Fría. El período posterior a la Guerra Fría vio a India fortalecer sus relaciones con los Estados Unidos y con varios países europeos.

En cuanto a España, su política exterior ha girado en torno a la UE, América Latina y el Norte de África. Si bien España se unió a la UE solo en 1986, en los últimos años sus compromisos con el grupo han aumentado. A pesar de que España se considera un caso atípico en la UE, los políticos españoles de diferentes partidos consideran que la Unión Europea es el foco principal de la política exterior española. América Latina, en virtud de la lengua, la cultura y la historia compartidas, es otra área principal de enfoque de los compromisos exteriores de España. España también actúa como enlace para fortalecer las relaciones de América Latina con la UE. El norte de África, también llamado Magreb, como región vecina y también por conexiones históricas es una de las áreas prioritarias en la política exterior de España. Las ciudades-enclave españolas de Ceuta y Melilla se encuentran en el norte de África y limitan con Marruecos. Además, los inmigrantes del norte de África suelen utilizar España como puerta de entrada a Europa. Esto hace que el norte de África sea importante para España desde el punto de vista de la seguridad.

Debido a que sus respectivas políticas exteriores se centran en diferentes prioridades, India y España han tenido poco en común para aumentar sus compromisos.

Encontrar un terreno común

Para fortalecer sus relaciones, India y España necesitarían encontrar un terreno común a nivel bilateral y también a nivel multilateral. El orden mundial emergente es una mezcla única de la continuación del antiguo orden y el surgimiento del nuevo simultáneamente. El ascenso beligerante de China en varios continentes ha creado desafíos económicos y estratégicos para el orden internacional basado en reglas. Las acciones de China están dirigidas a crear un orden centrado en China que desafíe a Estados Unidos y otras naciones democráticas. Al mismo tiempo, la guerra entre Rusia y Ucrania empuja a Europa a convertirse en un escenario de conflicto entre las principales potencias mundiales. Europa ya ha sufrido este fenómeno durante las dos Guerras Mundiales y durante la Guerra Fría.

Varias naciones europeas, como el Reino Unido, Francia, Alemania y los Países Bajos, han estado explorando para ampliar su esfera económica y estratégica fuera de Europa. España, como potencia europea, también debe buscar ampliar sus horizontes. Sin embargo, la continuación de la guerra entre Rusia y Ucrania puede llevar a los países europeos a repensar su estrategia, aunque sea de forma temporal.

A medida que surgen diferentes formaciones plurilaterales como respuesta al volátil orden global, España necesita contextualizarse en ellas. Es necesario reformar una serie de instituciones internacionales para reflejar la realidad actual y dar cabida a los países que no forman parte de estos grupos.

Según los datos del FMI para 2020, España es la 14ª economía más grande del mundo en términos de PIB. El PIB de España es de 1,28 billones de dólares. A pesar de ello, España es solo un invitado al G-20 y no miembro. India es miembro del G-20 y está previsto que sea sede de la Cumbre del G-20 en 2023. India podría presionar para que el caso de España sea incluido como miembro en el G-20 en lugar de ser invitado.

La política exterior de India en las últimas dos décadas ha respondido al flujo en la geopolítica regional y global. India se ha esforzado por desempeñar su papel en la política internacional. Como resultado, India se ha convertido en una gran potencia en la región del Indo-Pacífico. España necesita adoptar una estrategia similar para mirar más allá de su ámbito tradicional de política exterior. India podría ser el socio de España en la expansión de los compromisos de este último. España podría considerar la formulación de una política que se centre en Asia o la región del Indo-Pacífico, similar a la Política para Mirar Este (Look East Policy) y Política para Actuar Este (Act East Policy) de la India. Si bien las principales potencias del mundo necesitan acomodar a España en la política global reestructurada, India podría desempeñar un papel fundamental para España.

Recientemente, India y la UE han reanudado las conversaciones para un acuerdo de libre comercio. India también concluyó un pacto comercial con Australia en abril y con los Emiratos Árabes Unidos en febrero. India y España podrían considerar un acuerdo similar para impulsar su comercio bilateral.

Finalmente, las relaciones bilaterales solo se fortalecen con frecuentes visitas de alto nivel. Este factor está ausente en las relaciones India-España en la actualidad. Ojalá la visita de Albares a la India marque la pauta de frecuentes compromisos y no quede como un hecho aislado.

Niranjan Marjani

Niranjan Marjani es el Editor Consultor de The Kootneeti Español. Máster en Ciencias Políticas (IGNOU, Nueva Delhi, India) y Diploma en Periodismo (Universidad de Pune, India). Especializado en Relaciones Internacionales, Geopolítica, Seguridad Marítima. Habla Inglés, Español, Hindi, Marathi y Gujarati. Puede contactarle: niranjanmarjani@gmail.com Sigueme en Twitter - @NiranjanMarjani

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.