El reconocimiento por parte de España de la reivindicación de Marruecos sobre el Sáhara refleja la eficacia de la diplomacia marroquí: Adnane Hrioua

El 19 de marzo, España reconoció el reclamo de Marruecos sobre el Sáhara. Esta región fue colonizada por España hasta 1975. Desde entonces busca la independencia mientras Marruecos reclama el Sáhara como parte de su propio territorio. Para saber más sobre este tema desde la perspectiva de Marruecos, el Editor Consultor de The Kootneeti, Niranjan Marjani, habló con el Sr. Adnane Hrioua, un investigador de Marruecos.

Niranjan Marjani: ¿Podría hablarnos brevemente sobre los antecedentes de la región del Sáhara? ¿Cómo se colonizó la región y cuál es exactamente la base del reclamo de Marruecos sobre la región en el período poscolonial (posterior a 1975)?

Adnane Hrioua: El asunto del Sáhara es un tema histórico que no es fácil de resumir en unas pocas líneas. Es un archivo que conoce la intersección entre lo histórico, lo político, lo social y lo religioso. En efecto, para intentar simplificar la historia dando una idea clara y breve sobre las principales fechas y acontecimientos que marcaron el proceso evolutivo del asunto del Sáhara, conviene situar a la región en un proceso histórico imperialista que marcó los siglos XIX y XX. . De hecho, tras la colonización de Argel en 1830, el Imperio Cherifiano, basado en motivos religiosos y sociales, optó por apoyar militar y económicamente a su vecina Argel. Este apoyo, sumado a otros factores relacionados con la doctrina imperialista francesa y española de primer grado, y la británica y alemana de segundo, así como las variaciones internas que caracterizaron el período preestatal, condujeron, en conjunto, al establecimiento de un proceso de colonización hispano-francés que se inicia con la ocupación de la región de Río de Oro en 1884 (región de Dakhla-Oued Eddahab), y pasa por la firma del Tratado de París entre Francia y España en junio de 1990, que definía las fronteras exactas entre la región de Río de Oro y la actual Mauritania. En 1912, Marruecos estaba totalmente administrado y ocupado por dos fuerzas europeas: España en el norte y sur, y Francia en el centro.

Luego, tras el regreso del sultán Mohammed V y la declaración oficial del inicio de la independencia del Imperio Cherifian, se inició todo un proceso de descolonización tras la declaración de independencia en 1956. Marruecos pudo recuperar Tarfaya en 1958 y Sidi Ifni en 1969, sin embargo, a pesar de su insistencia, las fuerzas españolas se habían negado a entregar el territorio del Sáhara. De hecho, en preparación para la retirada, España declaró unilateralmente en agosto de 1974 que celebraría un referéndum al año siguiente. En respuesta, Marruecos solicitó la opinión consultiva de la Corte Internacional de Justicia, que afirmó, en primer lugar, la existencia de vínculos sociales y religiosos entre el sultán de Cherifian y algunas tribus de la región del Sáhara y, en segundo lugar, que la tierra no carecía de dueño. antes de la ocupación española. Sobre estas bases, el difunto rey Hassan II organizó la Marcha Verde con la participación de 350.000 ciudadanos marroquíes con el objetivo de liberar el Sur y unirlo con el Norte del país.

Tras la salida de España, una serie de enfrentamientos militares caracterizaron la región con la entrada de nuevos actores en el juego, concretamente Argelia y el Polisario. En 2007, Marruecos presentó un proyecto de autonomía que pretende otorgar a las provincias saharauis autonomía para gestionar ellos mismos sus asuntos locales bajo soberanía marroquí como solución y propuesta marroquí del diferendo.

NM: España reconoció que la región del Sáhara operaría de forma autónoma bajo el dominio de Marruecos. ¿Cuáles son los factores que llevaron a esta decisión por parte de España?

AH: Primero está la legitimidad de la posición marroquí. Desde que estalló la cuestión de la marroquinidad del Sáhara, Marruecos ha presentado propuestas aplicables y racionales. El Sáhara marroquí está rodeado por un conjunto de factores de riesgo, a saber, el terrorismo y el tráfico. España no tiene ningún interés en provocar una desestabilización de esta región mediante el apoyo a un proyecto separatista que no tiene horizontes. Por ello, ha apoyado el proyecto más realista que está sobre su mesa de negociación.

En segundo lugar, la necesidad de realizar un nuevo equilibrio en las relaciones exteriores por parte de España. Hoy, tras un cambio estructural en la composición geopolítica mundial, especialmente tras la propagación del covid-19, y la crisis derivada de la entrada de Brahim Ghali en territorio español, Madrid se veía en la obligación de revisar sus alianzas y coaliciones regionales con los stakeholders en la cuestión del Sáhara marroquí. A partir de ello, creemos que Madrid ha descubierto, tras cerca de un año de frías relaciones diplomáticas con Rabat, que el apoyo a la posición marroquí juega a favor de sus intereses geopolíticos y geoestratégicos. Una serie de cuestiones han sido abordadas tras la última visita del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a Marruecos y su encuentro con el rey Mohamed VI. Esta es una especie de reevaluación de los logros obtenidos por el gobierno español a partir del archivo. En este contexto, podemos entender bien por qué el ex presidente del Gobierno español, Zapatero, optó por calificar la decisión española como “una jugada inteligente”.

En tercer lugar, las conquistas económicas conjuntas han jugado un papel fundamental en este acercamiento hispano-marroquí. España es el primer socio económico de Marruecos. Ha sido capaz de reemplazar a Francia, que ha ocupado ese puesto durante años. Los intereses comunes contribuyeron así a la preparación de una primera base para las conversaciones. Además, España ha perdido unos 1.160 millones de euros tras su exclusión de la operación “Marhaba” del año 2021. No quiere volver a perder esta cifra.

NM: Anteriormente, Estados Unidos había reconocido el Sáhara como parte de Marruecos cuando Marruecos estableció relaciones diplomáticas con Israel. Ahora España también ha cambiado de stand. ¿Cuál es el significado geopolítico del reconocimiento que está consiguiendo Marruecos?

AH: Las implicaciones geopolíticas de este reconocimiento son múltiples. En primer lugar, este reconocimiento refleja la eficacia de la diplomacia marroquí. Es fruto de una transformación de la política exterior marroquí que considero ahora cada vez más realista en el tratamiento de los problemas regionales y globales. Las posiciones marroquíes sobre la cuestión ucraniano-rusa reflejan parte de este realismo.

Además, la defensa y la negociación marroquíes se fortalecerán después de este apoyo. Es una especie de consolidación y apoyo a la diplomacia marroquí al darle a Rabat una carta de negociación relativamente ganadora. Además, veo que Marruecos ha reforzado su estrategia diplomática con nuevos instrumentos de convicción globalmente realistas. Solo hay que echar un vistazo a la web creada por el gobierno marroquí llamada “Sáhara Marroquí” y leer la guía titulada “Sáhara Marroquí: Ilusiones y Realidades sobre el conflicto – Guía para una incidencia eficaz”, que recoge todas las respuestas a las preguntas que plantearse en esta materia, entender que Marruecos no se limita únicamente al ámbito diplomático en el tratamiento de esta cuestión.

Luego está la nueva realidad geopolítica. Después de haber contado con el apoyo político de la primera fuerza militar internacional y miembro permanente de la ONU, los países occidentales, teniendo en cuenta la autonomía de sus políticas exteriores, se encuentran en una situación relativamente diferente a partir de 2020. Se verán obligados a resolver la temas del período colonial, para preparar y enfocar los nuevos desafíos existenciales provenientes de Rusia y China. Actualmente, Europa vive una amenaza que no se veía desde la Segunda Guerra Mundial. Estados Unidos, desde el reconocimiento de la marroquinidad del Sáhara, está cambiando sus actitudes “clásicas” y “tradicionales” hacia una serie de cuestiones al recalificar las prioridades geopolíticas tras la crisis sanitaria y el aumento de las amenazas militares rusas y económicas chinas. Y para ello, Washington debe “cerrar” viejos temas políticos globales.

NM: ¿Cuál es la posición de Marruecos sobre la MINURSO establecida por la Resolución 690 del Consejo de Seguridad en 1991? Además, el Consejo de Seguridad adoptó la Resolución 2285 en 2016 pidiendo una mayor voluntad política entre las partes (Marruecos y el Frente POLISARIO) para llevar a cabo negociaciones más intensas y sustantivas. En 2021, al adoptar la Resolución 2602, la ONU decidió extender el mandato de MINURSO hasta el 31 de octubre de 2022. ¿El reconocimiento de las reivindicaciones de Marruecos por parte de países individuales anula la relevancia de las resoluciones del Consejo de Seguridad?

AH: Marruecos está comprometido con el respeto pleno y permanente del derecho internacional y las instituciones de la ONU. Las decisiones tomadas por los estados, que yo sepa, no van más allá del marco legal y administrativo otorgado a Marruecos por el derecho internacional. Creo que estos estados ven en la propuesta marroquí una especie de realismo en su aplicación. Por ello, han optado por apoyar su posición.

NM: Marruecos y España han tenido su parte de diferencias, ya sea por el Sáhara, el tema de los inmigrantes o la demarcación de las aguas territoriales y las Zonas Económicas Especiales. ¿Cree que el reconocimiento por parte de España de la reclamación de Marruecos sobre la región del Sáhara conduciría a una mejora en los lazos entre Marruecos y España?

AH: Ciertamente, el reconocimiento explícito y el intercambio de cartas de alto nivel así como las visitas oficiales declaran, todas ellas, el inicio de una nueva etapa en las relaciones bilaterales luego de un período de profunda crisis. Rabat está dispuesto, tras haber contado con el apoyo político de España, a discutir en detalle el expediente migratorio y el tema económico con Madrid. Basta leer el texto íntegro del comunicado conjunto adoptado al término de las conversaciones entre el rey Mohamed VI y el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, para entender perfectamente que ambos países han decidido poner fin a la crisis abriendo una nueva página en las relaciones diplomáticas. . Puede tomar algún tiempo poner en marcha este acuerdo integral que cumpla con las expectativas de ambas partes, pero, manteniendo este marco político favorable, llegar a un equilibrio y encontrar un consenso representa el escenario más cercano.

NM: ¿Ceuta y Melilla dejarán de ser la manzana de la discordia entre Marruecos y España?

AH: En 2002, el rey Mohammed VI, como jefe de Estado y líder de la política exterior marroquí, dejó claro en su discurso de trono que “Marruecos lleva pidiendo a España desde su independencia que ponga fin a la ocupación de Ceuta, Melilla y las islas vecinas usurpadas en el al norte del Reino”. Y durante la reciente crisis entre ambos países, el exjefe de Gobierno marroquí Saad Dine El Otmani afirmó de forma clara que Marruecos algún día abrirá el expediente de Ceuta y Melilla, lo que motivó la llamada del embajador marroquí por parte de Madrid. , que a su vez apoyaba la visión oficial del estado marroquí.

De hecho, el tema de Ceuta y Melilla es un tema espinoso. Puede que algunos analistas vean que Marruecos da mucha más importancia al tema del Sáhara que a Ceuta y Melilla, pero en realidad, y desde una visión personal, Marruecos ha concentrado y centralizado sus esfuerzos actualmente en el tema del Sáhara. Es desfavorable para la diplomacia marroquí, en el contexto actual, abrir dos temas que son diferentes en estatus y convergen en la historia. Por eso veo que el reconocimiento por parte de España de la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara no significa el fin del tema del Norte. El Rey Mohammed VI fue claro en su declaración, y Marruecos no ha renunciado a Ceuta y Melilla. Sólo ha cambiado su estrategia.

Por otro lado, debemos tener en cuenta el contexto político en el análisis de este tema. En otras palabras, considerando el contexto político actual, el tema no representa un punto aparente de desacuerdo, pero cuando el contexto cambie, el líder marroquí no dudará en declarar que el asunto representa una cuestión de soberanía del Estado marroquí. Como resultado, el tema siempre estará sobre la mesa de la administración marroquí.

NM: Argelia cortó lazos diplomáticos con Marruecos en noviembre de 2021. ¿Cuáles serán las ramificaciones de la medida de España en las relaciones entre los dos vecinos norteafricanos?

AH: Aplicando la lógica del expediente Sáhara, el acercamiento entre Rabat y Madrid supone, a cambio, una suerte de distanciamiento entre Argel y Madrid. Normalmente, la decisión española de reconocer la marroquinidad del Sáhara no debería repercutir en Argelia, ya que el discurso oficial argelino insiste en su neutralidad frente al tema. La práctica política, sin embargo, revela lo contrario. El apoyo a veces ilícito, y en su mayoría explícito, del Polisario demuestra que Argelia es un actor clave que debe participar en el proceso de negociación para llegar a un acuerdo global sobre este asunto. En este sentido, la aceptación de España de Ghali como anfitrión ha demostrado que el Madrid está del lado del clan Argelia-Polisario. Hoy, tras el reconocimiento español de la marroquinidad del Sáhara, Argelia llamó inmediatamente a su embajador en España como una especie de rechazo a esta jugada estratégica.

Creo que las relaciones entre Marruecos y Argelia actualmente van más allá de la cuestión del Sáhara marroquí. Es una confrontación política de dos regímenes que comenzó desde la época de la independencia. Si analizamos el discurso político argelino desde la presidencia de Houari Boumediene hasta el período de Abdelmadjid Tebboune, notaremos que la cuestión del Sáhara es el resultado, no la causa, de una profunda divergencia entre Marruecos y Argelia. En este sentido, cabe mencionar que esta decisión de ruptura de relaciones diplomáticas fue tomada unilateralmente por Argelia. Este último acusó a Marruecos de inmiscuirse en los asuntos internos de Argelia. Ciertamente, sigue siendo un discurso político no verificable, pero esconde, en realidad, una profunda crisis entre los dos estados que va más allá de la cuestión del Sáhara marroquí.

NM: ¿Cuál sería el impacto en el suministro de energía del norte de África a Europa a través de España?

AH: Tras el cierre del gasoducto entre Argelia y Europa a través de Marruecos, Rabat ha iniciado un proceso de aseguramiento de una alternativa energética. En primer lugar, está cerrando un acuerdo con España para permitir que Marruecos utilice una planta de regasificación española en el proceso de recepción de gas a través del gasoducto del Magreb. En segundo lugar, actualmente se está intentando acelerar el proceso de finalización del gasoducto entre Marruecos y Nigeria, que cubrirá gran parte de las necesidades energéticas de España. Así, el acercamiento marroquí-español empieza a dar frutos geopolíticos y geoestratégicos para ambos estados.

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published.