Okupas como el desafío socioeconómico para España

En el momento en que España sale del confinamiento después de más de dos meses y todavía se está recuperando de la crisis COVID-19, el mayor desafío es revivir la economía y volver a la normalidad. La reactivación de la economía no debe limitarse al inicio de las actividades comerciales. Algunas consecuencias de la desaceleración de la economía también deben abordarse. Estos problemas preceden a la crisis de COVID-19 y es probable que continúen durante al menos algún tiempo en el futuro. Una de las cuestiones cruciales para España es la de los inquilinos ilegales u okupas, como se les llama en España.

Los okupas constituyen un desafío socioeconómico para España. Los okupas son aquellas personas que invaden y viven ilegalmente en las propiedades vacantes. El problema de los okupas abarca diferentes cuestiones: estado social de los okupas, desempleo y crisis de la vivienda.

Antecedentes

La ocupación de casas o viviendas particulares siempre ha existido en nuestro país, pero los “okupas”, tal y como se les conoce aquí, surgen a partir década los años 80 del siglo XX. Su terminología viene del verbo ocupar, y para diferenciarlo de este verbo, se le cambia una letra: la c por la k. Los okupas son generalmente jóvenes que en algunos casos están desempleados, adictos a las drogas o al alcohol.

En algunos casos se trata de familias, grupos de personas o particulares que buscan un lugar donde poder vivir y no pueden o no quieren pagar un alquiler o una hipoteca. Actualmente la palabra “okupa” es un término más bien peyorativo ya que en la mayoría de los casos son personas que ocupan una vivienda de propiedad privada sin permiso, y en numerosas ocasiones, generando graves problemas de convivencia vecinal e incluso de seguridad pública.

Desde el punto de vista de los propietarios, pagan una cantidad exhaustiva de facturas, impuestos y todo lo relacionado con su propiedad. En segundo lugar, cualquier cosa que ocurra dentro de ese departamento es su responsabilidad. Por lo tanto, es obvio que los propietarios buscan protección por su derecho a la propiedad.

Problemática actual

Un fenómeno preocupante que está sucediendo de manera más frecuente es cuando el dueño de una casa donde éste reside de manera habitual, tras regresar unos días de vacaciones fuera de su pueblo o ciudad, se la encuentre “okupada”.

En la actualidad, donde se producen más “okupaciones” son en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, siendo la provincia de Barcelona la más afectada por casos diarios de ocupación ilegal.

Images: ElPais

En algunos casos la ocupación está relacionada con personas que no pueden permitirse un alquiler, pero en la mayoría de las situaciones, las fincas o pisosson “invadidos” por mafias organizadas o por delincuentes de poca monta. Los propietarios, en muchos casos, han tenido que esperar meses, cuando no años, para poder recuperar sus viviendas debido a las trabas jurídicas y la enorme lentitud de la Justicia.

Los últimos cinco años han visto un gran aumento en el número de okupas, especialmente en Barcelona. Durante este período, los okupas han aumentado en un 58%. Otras provincias donde los números han aumentado son Tarragona, Girona y Sevilla.

Si bien este fenómeno es un problema de orden público, también es un problema socioeconómico importante. Las ciudades donde hay un gran número de okupas son las ciudades que son centros comerciales importantes como Barcelona y Tarragona. También implicaría la migración desde diferentes áreas de estas ciudades en busca de empleo y una vida mejor. Tan importante como es poseer una propiedad privada, es tan importante tener una casa. Particularmente en casos delicados, como aquellos con niños que no tienen otra alternativa que quedarse sin hogar.

Para el gobierno, esta situación es delicada de manejar. A veces sería una tarea difícil diferenciar entre las personas sin hogar y los delincuentes de poca monta. También hay un desequilibrio entre las casas vacías y la cantidad de personas sin hogar. El gobierno ha estado planeando acciones contra los propietarios de casas vacías. Ha habido más de 3 millones de hogares vacíos en España.

Soluciones posibles

Una posible solución que protegería a todos los propietarios por igual, sería el imponer penas de cárcel a los okupas de un determinado perfil (delicuentes o parte de mafias), en lugar de simples multas que nunca se pagan, tal y como sucede en la actualidad.

Recientemente, el gobierno español ha introducido una ley que facilita la recuperación de la posesión de viviendas para el propietario. Si bien es necesaria la protección legal para los propietarios de los bienes, el gobierno también debe abordar la causa raíz del problema de los okupas. Eso solo es posible mediante una combinación de medidas legales, sociales y económicas.

Juan Pablo Torrents

Juan Pablo Torrents-Faura es Consultor de comunicación y social media para empresas e instituciones, es colaborador docente en la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) de la asignatura “Protocolo y Organización de Actos”, y participa como analista de actualidad en el programa Més324 de Televisió de Catalunya. Es Fundador de la agencia de comunicación y relaciones corporativas JPC comunicación (www.jpcomunicacion.es). Síguelo en Twitter - @jptorrentsf

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *