Un planeta vulnerable y la “actitud omnipotente” de algunos líderes políticos

Imagen: Harvard Business Review

La sociedad contemporánea necesita un cambio radical, en un mundo interdependiente, complejo y arriesgado: estados fuertes y globalización responsable, ¿un nuevo orden internacional?

Durante varias décadas, la evolución del proceso de producción tecnológica promovió una nueva forma de generar riqueza, a través de bienes y servicios basados ​​en un modelo de acumulación. Esto generó un crecimiento económico durante el período de posguerra, que se llamó el oro o treinta años gloriosos, que duró desde 1945 hasta la crisis del petróleo de 1973. A fines de la década de 1970, rompió con el modelo de desarrollo fordista, agotando el modelo de acumulación. Luego surgieron políticas de reforma estructural para los países en desarrollo en el marco del Consenso de Washington, es en este contexto que se comenzó a pensar un nuevo paradigma llamado “Desarrollo Humano” basado en el crecimiento económico como un medio para lograr el desarrollo, pero no un final en sí mismo. Centrado en la riqueza de la vida humana, que permite acceder a mejores oportunidades y mejorar la vida de las personas.[1]

El último brote de coronavirus ha expuesto el comercio ilegal de animales salvajes, además de dejar a estos animales al borde de la extinción, producen el 70% de las infracciones en humanos.

Los coronavirus son zoonóticos, lo que significa que se transmiten de animales a humanos. Esto implica una amenaza para el desarrollo económico, el bienestar animal y humano y la integridad del ecosistema.

Hace casi un mes, el llamado “Lunes Negro” sacudió las amenazas del mundo, con una caída en los mercados financieros que no han tenido problemas desde la crisis de 2008.

Algo que los líderes políticos nunca imaginaron para los negadores del cambio climático que un virus convertido en una epidemia causaría muchos efectos en los mercados mundiales. Los precios del petróleo cayeron hasta un 25%, los mercados financieros tuvieron su mayor colapso desde 2008, y eso es que en un mundo interdependiente cuando un sector pierde tiene un efecto dominó en otros, y lo mismo ocurre con los estados.

Sin embargo, como resultado de esta crisis de salud global, lo que para la economía mundial no es favorable, si es para la naturaleza. El efecto coronavirus: ha logrado lo que hasta ahora ningún Acuerdo Ambiental Internacional ha logrado en tan poco tiempo. El planeta fue el principal beneficiario, las sociedades en cuarentena, el aislamiento social, la economía paralizada, las fronteras cerradas, como resultado: el medio ambiente ha reducido significativamente sus niveles de contaminación.

La propagación de este virus, las respuestas y acciones rápidas del gobierno, como cuando se trata de eventos terroristas o después del ataque del 11S. Según el Centro de Investigación sobre Energía y Aire Limpio (CREA) entre febrero y marzo, las emisiones de CO2 disminuyeron en un 25%.

La Agencia Espacial Europea publicó imágenes de bajo nivel de contaminación en Italia

Asimismo, la Agencia Espacial Europea seleccionó imágenes reducidas de cómo podría reducir la contaminación en Italia.

Imágenes impactantes de la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) han mostrado cómo el dióxido de nitrógeno (NO2) ha disminuido en China desde que comenzó COVID-19, y con ello las restricciones, como consecuencia de la reducción de la actividad humana. China es el país más contaminante del mundo y es por eso que para cumplir con los compromisos adquiridos en el Acuerdo de París, ha comenzado a generar energía renovable, desplazando el consumo de otras energías que generan la mayor fuente de emisiones de carbono. China es un proveedor de energía y tecnología no basada en combustibles fósiles.

Pero, al igual que China, en el norte de Italia, la región más industrializada de Lombardía ha visto una mejora drástica en la calidad del aire, como consecuencia directa de la reducción del tráfico y la actividad económica.[2]

En India,  la visibilidad del Himalayas  mejoró  debido a la disminución de la contaminación por el aislamiento social obligatorio.

Cordilleras del Himalaya visibles por primera vez en 30 años desde Punjab, India

¿A dónde debemos ir y cuál es el camino? ¿Un nuevo orden mundial?

No hay dudas  que el coronavirus ya es un problema global,  del cual la salida de esta situación debe hacerse de la misma manera globalmente, por medio de la cooperación.

El coronavirus ya es un problema global, ha llegado para quedarse. Tanto la Unión Europea, Asia, Estados Unidos y países latinoamericanos se ven afectados, reina la incertidumbre  y se pueden ver  los efectos colaterales de la pandemia:  económicos y geopolíticos .

Quizás este caos internacional nos puso a prueba sobre la necesidad de un nuevo orden mundial.

El término “sostenibilidad” tal como lo conocemos hoy apareció por primera vez en 1987 en un informe, llamado “Informe Brundtland”, que lleva el nombre del Dr. Gro Harlem Brundtland (ex Primer Ministro de Noruega), que tenía su cargo como Comisión Mundial. sobre Medio Ambiente y Desarrollo a cargo de investigar, estudiar y buscar soluciones multilaterales al creciente impacto que se estaba viendo en el medio ambiente como consecuencia de las actividades antropogénicas. Este informe, también conocido como “Nuestro Futuro Común”, fue preparado por varios países de la ONU, donde el concepto de “Desarrollo Sostenible” apareció por primera vez, definido como ese desarrollo que nos permite satisfacer nuestras necesidades sin comprometer las generaciones futuras.

El camino hacia un nuevo orden mundial basado en la sustentabilidad y el futuro de nuestro planeta. Es hora de tomar en serio los ODS y trabajar desde la cooperación y el multilateralismo. Los Acuerdos Ambientales Multilaterales (AAM), comparables a los acuerdos de la OMC, son regímenes que establecen reglas aceptadas por los estados para multilateralizar cuestiones de importancia conjunta sobre políticas comerciales y ambientales. La cooperación es esencial en función del objetivo del Plan de Acción de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible de 2002 celebrada en Johannesburgo, donde se insta a “fortalecer la cooperación entre el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y otros órganos especializados de las Naciones Unidas. Unidos, las instituciones de Bretton Woods y la Organización Mundial del Comercio”.[3]

Cuando nos referimos al Desarrollo Sostenible lo hacemos desde tres dimensiones sociales, económicas y ambientales,  en un mundo interdependiente donde la vulnerabilidad del planeta está en juego y el caos es la mayor amenaza necesitamos ser sostenibles,  y es aquí donde se exigirá a  los líderes políticos actúen de manera eficaz y eficiente.  Se requiere de un equilibrio real entre la sostenibilidad económica, social y ambiental, para evitar catástrofes como éstas o como pueden ser las consecuencias del cambio climático a nivel mundial,  para ello es necesario para poder tomar conciencia. [4]

Mucho de lo que el cambio climático no había logrado hasta entonces, ni siquiera con las advertencias de los científicos sobre los impactos del calentamiento global, la amenaza de huracanes, inundaciones, incendios en la Amazonía, Australia, hizo un virus capaz de paralizar el mundo. economía, producción y decirle a los líderes omnipotentes por aquí no es la forma, el poder no es absoluto.

Incendio en la selva amazónica: Imagen: AP

Y esta crisis sanitaria no sólo ha dejado al descubierto el daño ambiental en el planeta, sino el gran problema que tiene el mundo con respecto a la educación, sobre todo en los países en desarrollo. La educación se transformó en aulas virtuales, con un grave problema: la falta de acceso a Internet. El ODS 4 “Educación de calidad” tiene como fin garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos, en este sentido no estamos cumpliendo con aquellos más vulnerables y quedan excluidos.

Los próximos diez años decidirán el destino de nuestro planeta,  para el cumplimiento de la Agenda 2030 y lograr un mundo sostenible, para ello necesitamos acción ambiciosa por parte de todos.

La naturaleza habla y nos muestra cómo podemos detener el cambio climático si queremos

Es un llamado de la Madre Naturaleza para tomar conciencia de lo que estamos haciendo, ¡cuánto daño! , ¿Qué priorizamos?

Hoy en día, todo el planeta, independientemente de las fronteras, las clases sociales, los países desarrollados o en desarrollo, atraviesan una crisis de salud global: declarada por la OMS como una pandemia, COVID-19 (Coronavirus) Muchas personas en todo el mundo están infectadas y miles de miles ¿Han muerto? Ha tenido graves consecuencias para la economía y los mercados financieros. Todos los países deben tomar medidas concretas basadas en políticas para proteger a sus poblaciones y reducir el daño a sus economías.

Lo mismo ocurre con el calentamiento global, la OMM informó que 2019 fue el segundo más cálido registrado, con una temperatura global promedio que excedió los niveles preindustriales en 1.1 ° C. El cambio climático tampoco conoce fronteras y afecta seriamente la salud, produciendo consecuencias en el presente y por muchas décadas. El cambio climático y la salud son dos temas principales en la agenda internacional y ya estamos comenzando a ver cuál es el impacto económico a corto plazo. ¿Qué debemos hacer?

La pandemia de COVID-19, que ha generado Coronavirus, ha generado un cambio sin precedentes, una crisis global con la presencia de un enemigo invisible que ha demostrado la vulnerabilidad del planeta y ha derrotado la omnipotencia de muchos líderes políticos. Ha llevado al hombre a ver más profundamente en sí mismo, a mostrar sus debilidades y a ver que las amenazas de la naturaleza son reales.

Actualmente, existe un predominio en la mayoría de los estados con el surgimiento de líderes populistas que han cerrado (en parte) las puertas al multilateralismo y se han construido sobre un sistema basado en la fuerza económica y militar.

Esta omnipotencia y poder político-económico colapsaron y han demostrado ser insuficientes para enfrentar las amenazas globales de la sociedad internacional.

Sin duda, esto traerá cambios en el futuro para que toda la humanidad logre un planeta más sostenible porque necesitamos mirarnos con mayor empatía, no ser egoístas. Los líderes políticos tienen una gran oportunidad para establecer acuerdos conjuntos basados ​​en la sostenibilidad y acciones efectivas que nos permitan ver los tres ejes: económico, social y ambiental.

Esta semana, la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) decidió posponer la COP 26 programada para noviembre en Glasgow en asociación con Italia. Sin duda, esta conferencia programada para 2021 no solo pasará a la historia, sino que las propuestas y soluciones de todos Los Estados partes para combatir el cambio climático enfrentan amenazas globales y el multilateralismo.

 

La salida de esta crisis de salud nos hará reflexionar como seres humanos, ¿qué mundo queremos?

Es evidente y nos ha demostrado que la salida está del lado de valores universales como la solidaridad, la empatía, al darse cuenta de que la solución no es individual sino común. Esto terminará y dependerá de nosotros elegir qué cambiaremos. La vida es el activo más preciado que tenemos.

Como Henry Kissinger ha señalado, “el programa tradicional de asuntos internacionales – el equilibrio entre las principales potencias, la seguridad de las naciones – ya no ha definido nuestros peligros o nuestras posibilidades… Estamos entrando en una nueva era. Los viejos modelos internacionales se están desmoronando; los viejos lemas no tienen sentido; Las viejas soluciones son inútiles. El mundo se ha vuelto interdependiente en economía, en comunicaciones y en el campo de las aspiraciones humanas. “[5]

Los encargados de formular políticas enfrentan tiempos difíciles y deben estar a la altura de las circunstancias, actuando con rapidez, firmeza y colaboración. Nunca habrá nada como antes, para esto todos estamos llamados a ser conscientes de la necesidad de hacer cambios en los estilos de vida, valores, consumo, producción, donde la sostenibilidad se convierte en parte de nosotros.

Todos hemos cambiado la forma en que vivimos, por un momento parece que el mundo se detuvo y comenzamos a vernos a nosotros mismos, a reflexionar sobre lo que hicimos hace unos días, cambiamos nuestra rutina. Hubo una pausa, lo importante es que esto sucederá porque aparecerá una vacuna contra el virus y detendrá la pandemia.

Por el contrario, el cambio climático continuará, y si tenemos la cura para las dolencias del planeta: depende de cada uno de su papel como ciudadano, político, gobierno, sector privado, ONG, contribuir y detener los impactos del cambio climático. Las acciones gubernamentales son clave en los modelos de interdependencia, por lo que los acuerdos gubernamentales deben respetar las relaciones interestatales y transnacionales.

Finalmente nos surgen  algunos interrogantes:

¿Tenemos que esperar una pandemia para ver que al aire está más limpio que si queremos podemos cambiar y mejorar nuestras formas de consumo, desde como generamos residuos,  la energía, usar más transporte público o autos compartidos y así ser más sostenibles?

¿Qué sucederá con los países que recién están comenzando a sentir los efectos de la pandemia?

Nuestro futuro será historia… dependerá de nosotros qué historia queremos que cuenten las generaciones futuras.

 

 

Se puede leer el artículo en inglés aquí

 

1- Charles Gore, 2000. “The Rise and Fall of the Washington Consensus as a Paradigm for Developing Countries”.  World Development.

2 – El planeta, el principal beneficiado por el coronavirus. https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/planeta-principal-beneficiado-por-coronavirus_15325

3- https://www.wto.org/spanish/tratop_s/envir_s/envir_neg_mea_s.htm?fbclid=IwAR3pz-3Kk27CAidJMH2ju2TEliNcvY2vMTtR0uzGPoOWGBWOE9qHXNirc0g

4- World Order: Reflections on the Character of Nations and the Course of History, Henry Kissinger. Penguin UK. 2015.

5- Poder e interdependencia.  Robert Keohane & Joseph Nye. La política mundial en transición.1988. GEL.

María Emilia Burgos

María Emilia Burgos es la analista honoraria de The Kootneeti y además es la experta de cambio climático y Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

You may also like...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *